Felices Fiestas

Me dirijo, por vez primera, para transmitirles mi mensaje de felicitación en estas fiestas de Navidad y Año Nuevo, siempre entrañables e impregnadas de un significado especial de solidaridad, tolerancia, justicia y fraternidad.

Hemos atravesado un año muy difícil, no sólo por lo que en si ha supuesto, sino por lo extensa y cruel que está resultando esta terrible crisis que

azota a todas las economías locales y de manera, muy especial, a las más débiles. Pienso, pues, en todos los que, de una u otra forma, están sufriendo las consecuencias devastadores de la misma; pienso, por tanto, en esas personas cercanas a cada uno de nosotros y que necesitan de nuestro apoyo, de nuestro aliento, de nuestro respaldo y de nuestra ayuda, para superar los momentos que atraviesan.

Lucena ha dado muestras, una vez más, de su particular sentido de la responsabilidad y de su capacidad de respuesta ante el infortunio hace tan sólo unos días, en el Telemaratón, organizado con el fin de recaudar fondos y alimentos, y durante todo el año colaborando, en la medida de sus posibilidades, con las cuatro Cáritas Parroquiales y con tantos colectivos que dedican gran parte de su tiempo a ayudar a quienes lo necesitan. A todos ellos mi gratitud de todo corazón y mi apoyo incondicional a una labor tan angustiosa, tan ardua y tan amarga, pero al mismo tiempo hermosa y gratificante. A los Servicios Sociales del Ayuntamiento y a todos los que directa o indirectamente están haciendo de Lucena y de sus ciudadanos un ejemplo de entrega por los demás. Es asombroso, enriquecedor y admirable comprobar los grandes valores y virtudes de nuestra ciudadanía, de la que me siento tremendamente orgulloso: capacidad de superación, de esfuerzo, de sacrificio, de honradez, de altruismo, de tolerancia, que favorece la igualdad de oportunidades y  que propiciará, sin duda, la cohesión social que siempre nos ha caracterizado.

La Administración Local ha de ser la primera puerta que se abra a la ciudadanía, hemos de intentar compartir y difundir nuestras inquietudes y proyectos entre nuestros vecinos y vecinas, de favorecer la participación e implicación ciudadanas, de adoptar e impulsar, siempre que lo permitan los recursos y competencias atribuidas a las Entidades Locales,  la aplicación de medidas de apoyo que contribuyan al desarrollo local, y hemos de hacerlo con firmeza, con decisión y tenacidad; esa es la única forma de propiciar que nuestros sectores productivos se hagan fuertes, más innovadores, más competitivos y crezcan de forma ordenada y constante; todo ello, sin lugar a  dudas, con el apoyo de los gobiernos central y autonómico que son, a la postre, los motores que han de estimular el despegue económico.

No vamos a rendirnos tras lo mucho y bueno que hemos conseguido en tantos años de esfuerzo, todos hemos de comprometernos y hacer confluir nuestras energías para hacer realidad el sueño de ocupar y mantener el lugar que nos corresponde por derecho propio. El futuro hemos de trabajarlo y de definirlo juntos, fuerzas políticas y sociales, organizaciones sectoriales y profesionales, cada uno en el papel que representa, en defensa de los intereses generales de la ciudadanía.

Es mi deseo que en el próximo año se reanude una nueva etapa en la que se puedan consolidar iniciativas al servicio de los ciudadanos y, en definitiva, del Bienestar Comunitario. Para ello, promoveremos, en el ámbito de las competencias municipales, condiciones que favorezcan la expansión y consolidación empresariales, que, en definitiva, son acciones de progreso personal y colectivo. Al mismo tiempo, seguiremos apostando y trabajando, con decisión, convencimiento pleno, firmeza y con el apoyo ciudadano, por quienes más padecen los efectos de la crisis, de tal manera que los ajustes presupuestarios no van a incidir, en ningún caso, en los sectores sociales más desfavorecidos sino todo lo contrario, facilitaremos el crecimiento de los recursos destinados a atenuar, atendiendo a nuestra limitada capacidad de respuesta, los efectos devastadores que produce esta durísima crisis en las economías, ya muy debilitadas, de vecinos y vecinas de nuestra ciudad.

Quiero enviar un mensaje de apoyo y de esperanza a todos aquellos que en este año, que ahora concluimos, han atravesado por alguna situación complicada de salud, de relaciones personales o familiares, o de pérdida de empleo, y dar testimonio de recuerdo vivo y emotivo a esas personas, anónimas o de sobra conocidas, que tanto hicieron por Lucena y que lamentablemente ya no están con nosotros. Todos, de una u otra forma, hacemos grande nuestra ciudad, cada cual en el ámbito que le corresponde,  y somos necesarios para alcanzar el modelo de sociedad que deseamos. A todos y todas, por tanto, mi agradecimiento por vuestro ejercicio de responsabilidad, voluntariedad, colaboración y adhesión, al tiempo que os animo a que perseveréis en el compromiso ciudadano para hacer de Lucena un referente en la comarca, en la provincia y en nuestra comunidad autónoma.

El año que ahora termina ha sido, como ya he indicado, un año complejo y no exento de dificultades y decisiones duras, dolorosas y complicadas,  pero al mismo tiempo, se ha de terminar con nuevas iniciativas y proyectos que nos permitan sentar las bases para favorecer nuevos modelos de crecimiento económico y consolidar los ya existentes. Así, en el ámbito municipal vamos a trabajar por impulsar y desarrollar un nuevo estilo de ciudad, más moderna y acogedora, implementando medidas correctoras, infraestructuras y otros servicios de interés general, que mejoren nuestro ámbito más cercano, convencidos de que ello redundará en el bienestar ciudadano. Es necesaria la contribución de todos y de todas para seguir haciendo más ciudad, para conseguir que Lucena sea una ciudad limpia, atractiva al visitante, ordenada, singular en el trato y atención que dispensa y que responda a los objetivos de la Agenda 21 que se engloban bajo el concepto de desarrollo sostenible.

A este respecto, he de agradecer encarecidamente a todos los trabajadores municipales, a la Policía Local, Guardia Civil, Policía Nacional, Cruz Roja, asociaciones, instituciones públicas y privadas, centros de acogida y asistenciales y colectivos vecinales su dedicación y entrega en el servicio que prestan a la ciudadanía, ya que sin ellos, sin su colaboración, sin su trabajo perseverante y atento,  todas las expectativas y proyectos serían un simple reconocimiento de buenos propósitos escritos en un papel que no está llamado a ser leído.

Concluyo con mis mejores deseos de paz y prosperidad para el Año Nuevo 2012, y que éste se sustente sobre un camino lleno de esperanza, ilusión y progreso colectivo que permita el bienestar de toda la ciudadanía lucentina.

Feliz Navidad y un venturoso Año Nuevo.

Juan Pérez Guerrero

Alcalde de Lucena

Buscar

© 2016 iLucena.es. Todos los derechos reservados. Diseñado por iCiudad

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies